Nunca trabajes para alguien que no te agrada

Recientemente me encontraba investigando sobre varios temas empresariales cuando me tope con un artículo sobre consejos para los emprendedores, y uno de los consejos que más me llamo la atención era algo tan sencillo que muchas veces pasamos por alto y es el de nunca trabajar con o para alguien que no te agrada.
Sin importar si eres emprendedor, empresario o empleado esto es algo que debes de tener siempre en mente, no hay nada peor que levantarse por las mañanas sin tener ganar de ir a trabajar causado por que las personas con las que lidiaras durante el día son difíciles de tratar o no hay forma de trabajar con ellos.
Sonará como frase de libro motivacional pero es cierto, de por si la vida es demasiado corta como para pasarla encerrado en una oficina, sumándole a eso tener que soportar a alguien que nos desagrada, la verdad no hay necesidad.
Siempre existe una salida y debes de buscar la forma de encontrarla, si te encuentras imposibilitado a renunciar a tu trabajo lo cual sería lo más sensato, entonces empieza por buscar otro y si no puedes entonces empieza por crear uno en tus ratos libres.
No hay excusa para sufrir en el trabajo y en la oficina.
De igual forma si eres un emprendedor, estas en todo tu derecho de rechazar clientes que lo único que ocasionarán son problemas, si pudiste encontrar a uno podrás encontrar a dos, el tiempo que perderás tratando de satisfacer las demandas de un cliente caprichoso o que te cause dolores de cabeza podrías haberlo utilizado para encontrar otros clientes que no sean tan problemáticos.
Este artículo tómalo como un llamado de atención a tu situación actual, si no te sientes conforme con tu vida profesional en el momento que estas leyendo esto piensa cual es la razón, si resulta que es por que tu jefe te hace la vida imposible, tus compañeros de trabajo son intolerables o tus clientes son sumamente exigentes y molestos, entonces es momento de cambiar.
Te repito, no importa la situación que estés, los dependientes económicos que tengas o el nivel de deudas que hayas adquirido, debes de buscar la forma de salir, siempre se puede, sólo es cuestión de hacerlo.
Si decides seguir en tu vida miserable lo único que ocasionarás son problemas a tu salud, sin olvidar una infelicidad constante.
Aprende a utilizar todo esa energía de enojo, frustración y odio como un catalizador a transformarlo en energía de creación y cambio, creación de tu nueva empresa o cambio de tu empleo actual.
La vida es muy corta como para sufrir, mejor busca un cambio y se feliz.