Crece a tu ritmo

Uno de los problemas más grandes que todo empresario le gustaría tener es crecer muy rápido y tener más clientes de los que puede atender, pero el crecimiento no siempre es bueno, sobre todo si eres un micro o pequeño empresario.

Si estas en esta posición te darás cuenta que el crecimiento no planeado puede llegar a traer problemas mayores que un crecimiento lento.

Alguno de los problemas que te pueden suceder son los siguientes:

1.- Falta de atención. Debido a la gran demanda que estas recibiendo empezarás a dejar de darle la atención personalizada que habías estado dándole a tus clientes, y quizás es esta misma la que te hizo llegar al punto que estas ahorita.

2.-Baja de calidad. Las personas con tal de hacer más dejan de hacer las cosas bien por lo que un problema frecuente es que empiezas a bajar la calidad de tus productos o servicio con tal de cumplir con la demanda.

3.- Desorganización financiera. Muchos ingresos y gastos generándose en poco periodo de tiempo y sin registrar crea un caos en la cuestión financiera, al final no sabrás de donde salió o entro el dinero y cuanto dinero te queda.

4.- Horas excesivas de trabajo. Uno de los mayores problemas al empezar tu negocio es saber equilibrar tu vida personal con la profesional, y un aumento repentino de cliente puede hacer que tu vida personal desaparezca por completo, es necesario saber equilibrar trabajo y persona.

Si crees que estas empezando a crecer muy rápido no te dejes llevar por la emoción y el supuesto éxito que estas teniendo, el éxito es muy subjetivo de cada persona pero te aseguramos que tener que trabajar largas horas al día, no tener tiempo para descansar, estar con tu familia y disfrutar tu vida, no es éxito, por esta razón te aconsejamos crecer al ritmo que tú quieras.

Aprende a decir que no a los clientes, lleva horarios estrictos de trabajo y cúmplelos, y sobre todo crece en tu negocio hasta el punto en donde te sientas a gusto. Si crecer significa tener que contratar más personas pero no te gusta lidiar con los problemas que acarrea manejar personal, entonces no lo haga, y busca otras formas de ser más rentable sin tener que decir que si a mas trabajos. Si crecer significa tener que ser adquirido por una empresa multinacional y convertir tu sueño empresarial en un corporativo, entonces no lo hagas.

Crece en tu negocio hasta el punto que desees y no más, si empiezas a crecer renunciando a tus ideales y metas, entonces podrás tener mucho “éxito” pero en el fondo sólo tú sabrás que no es cierto.