Compararse con la industria

¿Realmente es bueno compararse o simplemente es una justificación?
Dentro de las empresas, sobre todo las grandes, es muy común hacer comparativos contra la industria o competidores, sin embargo, desde nuestro punto de vista esto solamente sirve para exaltar los errores o “triunfos” de la empresa.
“Mira que bien vamos si nos comparamos con el crecimiento de la industria” o “No estamos tan mal si lo comparamos contra la industria” son frases comúnmente repetidas dentro de las juntas de los directivos de la empresa, pero en nuestra opinión son información que ni siquiera debería de existir.
El compararte con otra empresa no te hará peor o mejor, simplemente te ayudará a justificar tus acciones.
Un emprendedor sabe que existe competencia, sabe que no será sencillo, pero hará todo lo posible para salir adelante sin mirar a los de al lado.
Algunos argumentarán que la comparación te ayuda a evitar cometer errores que otros han hecho, pero ¿qué tal si esas prácticas de la competencia son justo lo que tú necesitas hacer para salir adelante? Quizás la única diferencia es que ellos no supieron ejecutarlas y por eso les fallo.
Aprende a ver más tu negocio y menos al de tu vecino, intenta todas las teorías y prácticas que puedas para salir adelante, y sobretodo rompe todos los paradigmas que existen en la industria que como las cosas deben ser hechas.
Si haces esto en poco tiempo te convertirás en punta de lanza y no un seguidor, las otras empresas empezarán a compararse contigo.
Si Apple se hubiera comparado con la industria jamás hubiera lanzado al mercado su famoso Ipod o cualquiera de los dispositivos que generó por el simple hecho que la industria jamás lo había hecho.
Por último recuerda que el comparativo te dará sólo un número, pero lo que debes de ver más que ese número es si lo que estás haciendo te funciona. Quizás tu número de clientes mensuales sea muy bajo comparado con la industria pero, ¿ese número te da suficiente ingreso para salir adelante? O quizás tus ventas sean muy altas en comparación a la industria, pero si tu gestión o tus costos no te permiten crecer o tener utilidad, de nada sirve.
Reconoce que es lo que te funciona a ti y si estas teniendo el crecimiento que esperabas, si es así, entonces deja que la industria siga su propio curso.

¿Te gusto este post? Recibe nuestras actualizaciones gratis en tu email, da click aquí