El fallo más grande de los restaurantes.

El error que cometen más a menudo los restaurantes es considerar a los meseros como una persona que atiende a un cliente y no como un vendedor.

Un mesero es un vendedor, no es una persona que va a llevar un platillo y a hacer sentir cómodo al cliente, esta idea está muy equivocada.

El mesero debe ser capaz de aprender a leer a sus clientes para recomendarles el producto de su elección, en este caso, su comida y bebida.

La gente piensa que la propina de un mesero es una gratificación por el buen servicio, nosotros en cambio, pensamos que la propina es además de una gratificación por el buen servicio, es una comisión de ventas. ¿Quieren tener más propinas? Sencillo, vendan más.

Los meseros discutirán que no es sencillo, pero es todo lo contrario, ya que un cliente de un restaurante es una persona que ya está dispuesta a comprar algo del lugar, ya tienen la intención de gastar dinero, en este caso, el mesero tiene la mitad del trabajo hecho, lo único que tiene que hacer es convencer al cliente que en lugar de comprarse una bebida y una comida, compren una bebida alcohólica, un aperitivo, un plato fuerte, un postre y un digestivo.

Como dueños de restaurantes, entrenen a sus meseros no sólo a que dan buen servicio, si no con mentalidad vendedora. Un mesero que es capaz de brindar un buen servicio y lograr un ticket de venta alto, será un mesero que tendrá las mejores propinas, inclusive mucho más altas que algunos directores de empresas.

Como consultor todo lo anterior lo puedo asegurar por el simple hecho que en mi juventud yo trabajé de mesero, y una vez que logre identificar la clave de cómo obtener mejor propinas, mis ingresos mensuales eran altísimos.

En conclusión, ¿Quieren motivar a sus meseros y ganar más dinero en el proceso? Capacítenlos un poco más en ventas y menos en servicio.

¿Te gusto este post? Recibe nuestras actualizaciones gratis en tu email, da click aquí