Manifiesto de un empleado moderno

8 puntos que cualquier empresa deberían considerar.


1.- Reconóceme de la forma que me merezco.


No seas una empresa como la mayoría donde se recompensan la antigüedad y no la capacidad, al parecer las personas que llevan más tiempo en la empresa son las únicas a las que reconoces, les das los asensos y grandes sueldos.

Quizás sea un empleado nuevo, quizás no tenga la experiencia del mundo, pero tengo la capacidad y las habilidades. He estado recibiendo cantidades de trabajo y tomando decisiones que no me corresponden de personas en puestos más altos o con mayor nivel porque ellos no son capaces de resolverlo, y cuando lo hago, ellos se llevan el crédito, el ascenso y el dinero, mientras yo, por el hecho de que “Me falta experiencia” (frase donde la palabra experiencia ocultan la palabra antigüedad) hace que me quede insatisfecho y frustrado por lo que hago.

Al final del día lo único que generas en mi mente y la de mis compañeros es que quiera huir, irme a otro lugar donde si me reconozcan, empiezo a cansarme de recibir trabajo pero no compensación,  cuando por fin me decida y me vaya, esa persona a la que le estuve tapando su deficiencia, recibirá el crédito y solicitará que se contrate a otra persona en mi lugar, la cual seguirá tapando su ineptitud y generando un circulo vicioso.

Compénsame a mí y a mis compañeros por mis responsabilidades y habilidades, no por mi antigüedad, reconoce que aunque sea joven, soy mucho más capaz de liderar y sacar adelante proyectos que otras personas más grandes de edad no podrían.

2.- Deja que yo me encargue de mis horarios


Las fechas límites de entrega existirán hoy y siempre, pero la libertad de poder realizar ese trabajo en 1 día o 1 semana, dependerá de mí. No intentes tenerme sentado calentando una silla dando la impresión que trabajo cuando en realidad estoy revisando mi Facebook o viendo videos en Youtube. Preferiría ser eficiente, entregar el trabajo en el tiempo justo y necesario, y el resto del tiempo poder irme a mi casa con mi familia. No sólo te entregaré trabajos de calidad, si no en menor tiempo y con mayor efectividad, aumentando mi productividad a niveles que no te imaginas.

3.- Déjame trabajar en el lugar que yo quiera


La mayoría de la información la recibo por correo electrónico, las discusiones las puedo tener por video llamadas que no me cuestan dinero, y trabajar en un lugar cómodo sin la interrupción de otras personas me lograrán realizar mi trabajo mejor, entonces, ¿Por qué tengo que venir a una oficina?. Haré que ahorres costos en rentas, servicios y mantenimiento de inmuebles y mi satisfacción será mayor.

Sé que a veces tendré la necesidad de convivir con otras personas y querré ir a una oficina, ya que la soledad de mi casa puede ser abrumadora, pero para eso te pido como empresario que dejes una pequeña oficina donde podamos reunirnos y no el complejo industrial que tienes alquilado para tenerme encerrado a mí y a todos mis compañeros.

4.- Déjame vestirme como yo quiera


Mi madre dejo de elegir la ropa que yo usaré a los 12 años y lo hizo por la sencilla razón de que me sentía mas cómodo con la ropa que yo elegía; lo mismo sucede en la oficina, si me pones un código de etiqueta harás que me sienta como obligado o forzado a hacer algo que no me agrada, y dejaré de ver el trabajo no como un lugar donde puedo ser yo mismo y sacar mi potencial, si no una especie de cárcel donde tengo que cumplir las normas o me echan.

Si me contrataste es por que viste ciertas cualidades en mi, creo que dentro de esas cualidades se encuentra el buen juicio y la inteligencia suficiente como para saber que en reuniones importantes con clientes o proveedores quizás si tenga que vestir un traje para aparentar un status y seguir las reglas impuestas por la sociedad, pero en otra situación, un código de vestimenta no hará que me vuelva más inteligente o más productivo.

5.- No me restrinjas el internet


Te promueves como una empresa que se encuentra en las redes sociales cuando no me dejas ni revisar mi estatus de Facebook y tus argumentos son que voy a ser más improductivo o que es por seguridad.
Si el trabajo que vengo desarrollando y el tiempo que me conoces no te hace ver que en realidad soy un adulto capaz de realizar un trabajo sin distracciones, y que se me tiene que estar midiendo y restringiendo todo como si fuera un niño de 5 años, creo que hay un error de percepción de lo que soy y lo que crees que soy.

Y quizás no sea un genio de la computación pero hasta donde tengo entendido Facebook y otras redes sociales tienen unos sistemas de seguridad mucho más avanzadas que la de algunos bancos, entonces, ¿Qué tipo de información podrán robarse? ¿El de mi nombre y las fotos de mis amigos?; Si quisiera hacer algún daño para robar información de la empresa, no usaría Facebook agarraría un USB y copiaría la información que quisiera o mucho más sencillo, lo escribiría en un cuaderno, le tomaría fotos con mi celular, e inclusive, lo imprimiría. Si en verdad quisiera robarme información, ya lo hubiera hecho de alguna otra forma.

6.-Dame vacaciones ilimitadas.


Trátame como adulto, si soy incapaz de manejar o administrar mi trabajo con el beneficio de tener vacaciones ilimitadas entonces probablemente también sea incapaz de administrar el trabajo que me das, por lo que mejor, no me contrates y te ahorras un problema.

7. Deja que yo elija la capacitación que yo necesito.


Creo que nadie mejor que yo sabe de qué pie cojeo, una persona de RH que me imparte cursos los cuales son sumamente ineficientes y sólo me hacen perder el tiempo, harán que termine frustrado e insatisfecho con mi desarrollo. Allá afuera existe un sin fin de cursos que quisiera tomar, quizás no tengan mucho que ver con lo que estoy haciendo del trabajo pero te aseguro que me harán una persona mejor.

8. Piensas que no tenemos madurez profesional, te equivocas


Quizás todo lo que te acabo de escribir sea muy radical para tu mentalidad empresarial, quizás vaya en contra de las políticas de la empresa, e inclusive podría ser que, según tu criterio, sólo podría aplicarse en las empresas más innovadoras del momento como Google, Red Frog, Amazon, Facebook, etc. Pero, ¿Por qué no lo intentas?, puedo llegar a sorprenderte.

Déjame mostrarte que yo y mis compañeros podemos con la libertad, podemos trabajar y desarrollar grandes proyectos sin todas las reglas que nos impones. En los días que hoy vivimos no queremos un trabajo fijo donde ir de 9 a 5  de la tarde todos los días de lunes a viernes, queremos un trabajo donde podamos ser nosotros mismos, contribuir al mundo en algo, sobresalir, pero sobre todo queremos libertad. En lugar de premiarme con dinero, dame libertad, dame eso tan valioso para mí y que me has quitado, mi tiempo,  si me lo devuelves te aseguro que yo sabré compensártelo.

No te pido que hagas los cambios radicales, elige uno de los puntos anteriores e intenta el cambio poco a poco, puedes empezar conmigo y si lo haces, me convertiré en tu empleado fiel y te ayudaré a llevar el resto del proceso, déjame demostrarte que el cambio es posible y que podemos lograr muchas cosas juntas.

Recuerda que,  si en verdad quieres mantener a tus empleados contentos, es sencillo sólo regresa lo que les quitaste… su libertad.
Atte
Tu Empleado


¿Te gusto este post? Recibe nuestras actualizaciones gratis en tu email, da click aquí