Soluciones Fáciles a Problemas Difíciles.

La mayoría de los empresarios, empleados y emprendedores sufren de un síndrome que nosotros autodenominaremos “síndrome de Objetos Brillantes” este síndrome no es otra cosa más que dejarse llevar por la primera solución mágica o brillante que resolverá todos tus problemas.
En tiempos difíciles las personas tienden a actuar o sobreactuar cuando quizás la mejor opción es detenerse a medir el problema y elegir la solución apropiada.
Lamentablemente nuestra mente y sociedad ha hecho que tengamos que sentirnos ocupados para sentirnos productivos y por lo mismo, estar buscando siempre algo que hacer.
Si tienes un problema en las ventas de tu negocio y llega un consultor el cual te promete las técnicas más innovadoras de ventas. Si sufres de este síndrome, la rapidez con la que lo contrates es directamente proporcional al tamaño de tu problema.
Creerás a ciegas las palabras de este consultor si estas en un momento desesperado.
Debes de aprender a medir las implicaciones de esto.
Este síndrome es más apreciable en las grandes empresas, ya que hay más recursos financieros, y gracias a esto los directivos pueden tomar soluciones fáciles y brillantes más rápidamente sin detenerse a pensar en las consecuencias.
Nuestras recomendaciones contra este síndrome son muy sencillas:
1.- Date un tiempo de analizar la información, medir el impacto y el costo. Antes de tomar cualquier decisión brillante determina un tiempo para recopilar la mayor cantidad de información posible sobre esta solución. Busca referencias, competencia, datos en Internet y sobretodo has un comparativo de costo/rendimiento, es decir, cuanto va a costar implementar la solución y que resultado esperas. Algo tan sencillo como: Necesito vender X cantidad de productos, los cuales los puedo vender en X tiempo, para recuperar el costo de la inversión, te dirá suficiente para saber si es factible o no la solución que intentas implementar.
2.- La segunda recomendación es, si ya decidiste y crees que es la mejor solución, entonces, apégate a ella, y no te dejes llevar por otro objeto brillante. Los cambios toman tiempo en gestarse y las soluciones a veces no son tan inmediatas. Así que enfócate y dedica todo tu tiempo a esta solución y evita caer en la tentación de otro objeto brillante.
La mayoría de las soluciones implementadas por las personas, no es que no funcionen, si no que realmente no se les da el tiempo necesario para mostrar resultados pues creemos que estos deben ser de la noche a la mañana.
Así que ya lo sabes no te dejes llevar por objetos brillantes y si lo has hecho, recuerda que toma tiempo.