Como cambiar las cosas cuando el cambio es difícil

Constantemente escuchamos que nuestro cerebro se encuentra dividido en mente racional y mente emocional, pero ¿Qué tan real es esto? Y ¿Qué tanto impacto tiene esto en nuestra vida cotidiana?
Para todos aquellos empresarios, emprendedores y personas que quieran generar un cambio radical en su entorno existe un libro muy interesante llamado “Switch, how to change things when change is hard”, de los autores Chip Heath y Dan Heath, actualmente el libro también se encuentra en español y se llama “Cambia el Chip: Como afrontar cambios que parecen imposibles.
Este libro maneja conceptos muy interesantes, ya que no solo es un libro ilustrativo si no que es un manual detallado de cómo generar un cambio a cualquier nivel, y por lo mismo creemos conveniente compartir con ustedes en varios artículos algunas ideas del libro.
Todos estamos familiarizados con los hemisferios del cerebro y como actúan estos en nuestras decisiones, ha sido un concepto que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Pero hay cosas que debemos de saber para poder comprender a mayor escala las implicaciones que tiene esta separación de hemisferios.
El libro nos comenta que es necesario visualizar los cerebros como un elefante y un jinete, siendo el elefante la parte emocional y el jinete la racional. El jinete puede dirigir hacia donde quiere que el elefante vaya, pero si el elefante decide tomar su camino no hay forma de controlarlo.
El ejemplo más sencillo para entender esto son cuando se empieza una dieta, lógicamente estar en una dieta solo consta de ingerir ciertos alimentos en ciertas cantidades, sin embargo, el antojo de unas galletas de chocolate con helado puede ser tan grande que sucumbamos a esto, aquí es donde entra en juego el elefante, por más que el jinete intento controlar el antojo, el elefante quiso comer galletas y no hubo poder humano para detenerlo.
Hay que entender que tanto el jinete como el elefante tienen sus fortalezas y debilidades. El jinete es el analítico, nuestra fuerza de voluntad y evita que tomemos riesgos innecesarios, nos controla ante las situaciones del mundo cotidiano y el elefante es iracundo y  reacciona muy fácil, sin embargo es nuestro instinto y emociones, es ese poder que sacamos cuando nuestros hijos están en peligro o cuando necesitamos esa fuerza extra para seguir adelante a pesar de las dificultades.
Es necesario tener un equilibrio entre el elefante y el jinete, y saber aprovechar las fortalezas de cada uno, pero quizás la idea más radical y trascendental que existe detrás de todo esto es que el jinete o nuestra fuerza de voluntad es un bien escaso. Es decir, si gastamos mucha fuerza de voluntad en asuntos innecesarios quizás cedamos ante otras tentaciones más fuertes.
Cuando tratamos de detenernos en situaciones de tentación, comenzamos a pensar mucho o tomamos decisiones difíciles, nos sentimos muy cansados inclusive débiles, esto es por que hemos agotado a nuestro jinete y de hacer esto puede que ya no sea capaz de controlar al elefante.
Entendamos que las decisiones a veces sin sentido que no debimos haber tomado pero lo hicimos, no fue por que la tentación era muy grande, si no que simplemente nuestro jinete estaba muy cansado que no pudo controlar al elefante ante una tentación de ese tamaño.
Aprendamos a enfocar nuestros esfuerzos donde valen la pena, algo tan sencillo como abstenerse de comer algo, puede ser un desgaste de energía en momentos innecesarios, estudios demuestran que las personas que se abstuvieron el antojo de comer galletas de chocolate se rindieron un 50% más rápido en la realización de pruebas mentales a comparación del otro equipo que se les permitió entregarse a los antojos.
Por más absurdo que suene, entendamos que inclusive nuestras funciones mentales tienen un límite y debemos de conocerlo, aprender a medirlo y poder controlarlo.
Conociendo los conceptos anteriores son los pasos iniciales para entender como las personas funcionan, como piensan y como reaccionan; pero sobretodo son lo que nos indicará a detalle que podemos hacer para hacer que el jinete de las personas guíe al elefante a través del camino que marquemos y poder generar el cambio que queramos.
Los cambios no son difíciles solo se necesitan delimitar bien, y enfocar los esfuerzos de la forma adecuada. Empecemos a conocer los límites de nuestro jinete y como funciona nuestro elefante, una vez logrado esto, podremos generar cambios en nosotros mismos y poder transmitirlos a las demás personas.
En artículos posteriores abarcaremos un poco más estos conceptos y como generar cambios cuando parecen imposibles, si no deseas esperar a nuestros artículos y desees leer el libro por ti mismo, puedes pedirlo a través de Internet y te llegará a tu casa, para pedirlo dale clic a esta liga.

¿Te gusto este post? Recibe nuestras actualizaciones gratis en tu email, da click aquí