Como hacer una tarjeta de presentación


Nunca hay una segunda oportunidad para dar una primera buena impresión y todos los detalles cuentan. El mundo de los negocios es quizás uno de los ambientes en el cual las impresiones importan más que en cualquier otro lado, muchos tratos se han cerrado y muchos otros se han desecho por el simple hecho de dar la impresión equivocada.
En esta ocasión nos enfocaremos en hablar de un tema muy específico el cual es quizás la herramienta más utilizada dentro del mundo de los negocios y de las relaciones: la tarjeta de presentación. Ese pequeño cuadro de papel con todos sus datos pueden marcar la diferencia entre una percepción buena o mala que tengan de usted.
Hay que comenzar por comentar que no existe un molde exacto para las tarjetas de presentación sin embargo, hay ciertos aspectos que siempre es bueno considerar, como por ejemplo:
Material. Este detalle es de los más importantes ya que demuestra inmediatamente el empeño que puso al hacer sus tarjetas de presentación. Muchas personas, generalmente por urgencia, optan por una impresión casera con papel bond, en lo personal consideramos que inclusive cuando este en una emergencia es preferible no hacer eso y si tiene la necesidad de entregar una tarjeta de presentación es mejor sacar un pedazo de papel o servilleta, escribir los datos y disculparse por no tener una tarjeta de presentación al momento.
Tamaño. Muchos programas computacionales vienen con plantillas predefinidas de tarjetas de presentación las cuales delimitan el tamaño de estas, pero como tal y dijimos al principio, no existe una medida universal para una tarjeta de presentación sin embargo siempre es recomendable que esta no sea ni muy pequeña donde no se vean los datos ni tan grande que no se pueda guardar fácilmente en una cartera de hombre.
Datos. El que poner y que no poner es muchas veces el dolor de cabeza de muchos, pero no es tan difícil de definir, simplemente coloque los datos personales y de contacto RELEVANTES, no es necesario llenar la tarjeta de presentación con datos innecesarios y sobretodo poner teléfonos o correos electrónicos en el cual usted sabe perfectamente que nunca va a estar ahí.
Si usted siempre esta revisando su correo electrónico y le parece más adecuado ese medio de contacto, pues ponga únicamente ese medio de contacto y por favor, no olvide poner cual es su puesto dentro de la empresa ya que tiempo después que se vuelven a revisar las tarjetas uno siempre trata de recordar o ¿Qué es lo que hacia la empresa? O ¿Cuál era su puesto? Esto es principalmente para uso practico de la persona ya que es la pauta que indicara si usted es o no el indicado a contactar para una futura relación de negocios.
Creatividad. Por tercera vez repetimos, no existe un molde exacto para las tarjetas de presentación y es por esta misma razón que se debe de poner toda la creatividad en la realización de estas. Es la tarjeta de presentación el objeto material que hablará por nosotros después de que no estemos, es decir, si la persona esta en buscando una referencia o algún contacto y ya no se acuerda de usted, es la tarjeta de presentación la encargada de hacer el trabajo de venta por usted. No se limite a simplemente cambiar los colores o la decoración de la tarjeta, vaya mucho más allá.
Entrega. La forma de entregar la tarjeta es a veces tan importante como la tarjeta en si. Como consejo antes de entregar la tarjeta, escriba en la parte posterior que tema estaban hablando o cual fue el motivo de por que entrego la tarjeta, algo como “venta de maquinaria agrícola” hará que la persona recuerde quien es usted y que hace, de igual forma, tenga presente las costumbres culturales, sobretodo si hace negocios internacionales, hay pequeños detalles a considerar como por ejemplo, a los japoneses se les entrega las tarjetas de presentación con ambas manos y haciendo una pequeña reverencia, estos detalles son los que marcan la diferencia.
Contenedor. El contenedor es tan importante como el contenido, por esta razón compre un tarjetero portátil con estilo y llévelo con usted, evite sacar tarjetas de presentación de la cartera o del fondo de una maleta. Tenga siempre a la mano con tarjetero que vaya acorde a su personalidad. Algo similar sucede con las cigarreras pues como dice un dicho: “Si no vas a dejar de fumar, al menos hazlo con estilo”
En conclusión no crea que las tarjetas de presentación son un tema trivial e irrelevante, déle la importancia necesaria e invierta en ellas tanto como usted invertiría en su atuendo. Inclusive si no tiene una empresa o trabaja para alguna, toda persona debería de tener una tarjeta de presentación personal, ya que nunca se sabe a quien conocerá en el camino.




¿Te gusto este post? Recibe nuestras actualizaciones gratis en tu email, da click aquí