Jugando con el Dinero

No importa cuanto dinero ganemos, siempre existirá la forma de gastarlo todo. El iniciar un negocio no es tarea fácil debido a que uno se encuentra con todo tipo de obstáculos; algunos relacionados con la mercadotecnia, recursos humanos, imagen corporativa; pero sin duda alguna, el principal problema es la administración financiera.
En artículos anteriores afirmamos que lo más importante para cualquier negocio son los clientes, y estamos en lo correcto, porque, aunque sea frívolo, el último fin que perseguimos de los clientes, es su dinero. El obtener dinero es tan importante para un negocio como la alimentación para el ser humano. Sin alimento no viviríamos, pero es necesario tener una alimentación balanceada para mantenernos en óptimas condiciones, esto porque si comenzamos a comer sin control podríamos intoxicarnos, o no aprovechar al máximo los alimentos; de igual forma sucede con el dinero, si no sabemos administrar el dinero balanceadamente, este podría intoxicarnos o inclusive matar el negocio.
El no tener dinero puede ser un problema muy grave, pero el no saberlo administrar es otro mucho peor.
Existe una falsa creencia de los emprendedores que dice algo así: “si tuviera dinero, todos los problemas de mi negocio se acabarían” o “lo único que me falta es dinero para sacar el negocio adelante”. Si en estos momentos se le otorgara un préstamo de $100,000 ¿sabría qué hacer con ese dinero?, tal vez su respuesta por inercia fue sí, pero permítame replantear la pregunta una vez más, ¿sabría específicamente en que partes del negocio hace falta invertir y cómo?, de igual manera, ¿sabe usted cuánto dinero es necesario invertir en cada una de estas partes y cuánto tiempo le va a tomar recuperar esta inversión? Si respondió sí, felicidades está casi a la mitad del camino de una buena administración financiera.
Al considerar el dinero como la solución a todos los problemas se empiezan a buscar sin cesar fuentes de financiamiento. Sin embargo antes de considerar cualquier fuente, es necesario conocer si va a estar en las posibilidades de pagar ese financiamiento. Y por si fuera poco, necesita saber de que manera administrarlo para que no se convierta en fondo perdido.
Un crédito puede resolver muchos problemas al instante, pero a la larga se puede convertir en un callejón sin salida.
Una administración financiera eficiente no sólo se basa en conocer cuanto y donde hace falta invertir, es necesario estar concientes de todos los gastos que genera la empresa, ver cuales son posibles de reducir y cuales no, así como administrar las utilidades que esta genere, o empezar a plantear una reestructuración total en caso de estar generando pérdidas constantemente.
Para determinar el tipo de préstamo que vamos a solicitar y los lugares en donde vamos a invertir, es necesario determinar la capacidad de pago o endeudamiento con la que cuenta la empresa; para determinar esta capacidad se comienza por conocer los ingresos con los que se cuenta, menos los gastos que tenemos, esto nos ayuda a determinar nuestra posibilidad de endeudamiento, dicho tema se profundizará en el artículo siguiente.
Antes de endeudarse, vea si esta en posibilidades de hacerlo.
En conclusión, las pérdidas, así como el endeudamiento, son muchas veces unos de los principales problemas que aquejan a las pequeñas empresas; y muchas veces estos son generados por una deficiente administración financiera. Conocer las debilidades y fortalezas económicas de la empresa es punto de partida para toda administración, se necesita saber donde está el dinero dentro de la empresa y como administrarlo, para que antes de pensar en conseguir un fondo de inversión, determinar si es necesario; y en caso de serlo, como administrarlo. Para las personas interesadas en conocer un poco más acerca de administración financiera y manejo de endeudamiento, el siguiente artículo profundizaremos más sobre el tema, no deje de leernos.