¡Manos a la Obra!

Quiero que mi negocio crezca, comience a exportar y desarrollar una franquicia. Tal vez muchos de ustedes han pensado o soñado con cosas similares, esto porque el ser humano es ambicioso por naturaleza, se nos ocurren miles de ideas y proyectos a realizar, pero ¿cuántos de ellos realmente los llevamos a cabo? Esto es algo tan común en los negocios como en la vida cotidiana, el pensar “quiero pintar la casa”, “tengo que lavar el carro”, “voy a irme de vacaciones a la playa”, etc., son proyectos que nos proponemos diariamente, pero lamentablemente, en la mayoría de los casos estas propuestas a corto plazo se extienden tanto que llegamos al punto de no hacer nada.

 

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, frase SIEMPRE dicha pero NUNCA usada.
En el mundo de los negocios, cumplir con los proyectos pensados puede ser determinante para cambiar el futuro de la empresa. Como hemos mencionado en los artículos anteriores, para sobresalir hay que ser dinámico, romper las reglas y diferenciarse de los demás. Una manera de lograrlo es cumpliendo con aquel proyecto que pensó, ya sea el de poner un negocio o abrir una nueva sucursal, comprar un nuevo vehículo para la empresa o simplemente atraer nuevos clientes; la suma de todas estas pequeñas acciones hacen que su negocio cambie de manera radical y sobresaliente.
“SUEÑA, sueña alto. Transforma tus sueños en OBJETIVOS, tus objetivos en METAS y esas metas en pequeñas ACCIONES diarias”.
Para llevar a cabo los proyectos hay que establecernos metas que podamos medir y así planear bien como lograrlo. Larry Bosidy y Ram Charam en su libro “Execution: The Disclipne of Getting Things Done”, definen la ejecución de un proyecto como la disciplina de exponer realidad y actuar sobre ella, es decir, proponer una meta y definir de manera clara y concisa como se logrará. Para ello los autores mencionan los siete comportamientos esenciales de un líder en una organización. Todos estas son prácticas que, aplicadas a sus objetivos, harán de sus proyectos realidades exitosas:
1.- Conocer a su gente y su negocio. Conocer las personas y las cuestiones que rodean a la empresa es fundamental, pues de esta manera se logrará involucrar de manera efectiva todos estos componentes, así como saber bien como funciona para así pensar en como mejorar.
2.- Insistir en el Realismo. El realismo es el corazón de la ejecución, es necesario reconocer lo que sirve y lo que no.
3.- Establecer metas claras y prioridades. Enfocarse sólo en pocas prioridades, tal vez tres o cuatro, estas producirán los mejores resultados de los recursos disponibles.
4.-Revisar. No ponerse metas si no se planean revisar.
5.- Felicitar a los facilitadotes. Mida los resultados, después felicite a quien logra los objetivos y promueva a las personas que los hicieron posibles.
6.-Aumente las capacidades de la gente a través del “Coaching” (Entrenador). Coaching, la diferencia entre dar órdenes y enseñar a las personas como se hacen las cosas, esta es la parte más importante de ampliar las capacidades de los demás.
7.-Conózcase a usted mismo. Sea auténtico, manténgase alerta y mejore sus defectos, pero siempre manteniendo la humildad.
Es difícil lograr que las cosas sucedan, si le pregunta a cualquier ejecutivo de una compañía importante cual fue su secreto del éxito, lo más probable que le responda es por el “trabajo duro”. De esta manera lo que tenemos que darnos cuenta es que las cosas no suceden de la noche a la mañana, no sólo se necesita trabajar por lo que queremos, sino también planear y ejecutar estos planes.
El cumplir con las metas que uno piensa es, más que una recomendación, UN CAMBIO DE CULTURA.
Es bueno soñar y tener metas, ya que son estas las que nos llevarán a donde queremos estar. Para lograr nuestros objetivos hay que trabajar arduamente y no darnos por vencidos. Los primeros años de vida del negocio son los más difíciles pues trabajarán con altibajos, pasarán momentos buenos y otros no tan buenos, pero nunca se den por vencidos. Estudios realizados han demostrado que las principales características de un emprendedor son sus deseos de superación personal, autosuficiencia y libertad, así pues son estas mismas características las que definen a las personas exitosas, y a su vez son estas las que logran que los pequeños negocios salgan adelante.
En conclusión si usted es un pequeño empresario y/o un emprendedor, para lograr que cualquier plan o meta se realice hay que ejecutarla, pues muchos proyectos y ambiciones se quedan sin realizar sólo por el simple hecho de que faltó ejecutarlos. La mayoría de los pequeños negocios tienen como común denominador las dificultades para salir adelante, ya sea por diversas cuestiones como de Mercadotecnia, Financieras, o de Recursos Humanos, es por esto que es necesario contar con una planeación estratégica la cual no sólo nos dejará detectar los fallos actuales, sino prever cualquier situación que se presente a futuro, pues antes de remediar lo pasado hay que planear lo futuro.