Como funciona realmente una empresa, Parte 1

Se han escrito cientos de temas,  publicado miles de libros y divulgado millones de teorías sobre uno de los grandes misterios de la humanidad, como funciona realmente una empresa.

Después del descubrimiento del hilo negro este ha sido quizás uno de los mayores dilemas de la humanidad, tan importante es esta cuestión que la especialidad de la universidad más reconocida del mundo son las empresas. Pero bueno, volviendo a lo que nos concierne, este tema es tan controvertido como amplio y por esta ocasión nos enfocaremos en un área en específico. Si vemos la empresa como una maquinaria enorme debemos de reconocer que todas las piezas están interconectadas una con otra, hablando de piezas como el área administrativa, financiera, producción, mercadotecnia, etc.. Pero curiosamente hay algo más dentro de esta maquinaria, algo que la hace funcionar pero que no es visible, ni siquiera se encuentra en los organigramas, sería como el espíritu de la empresa que la hace funcionar, estas son las relaciones interpersonales.

Quizás ahora estarán pensando que hemos exagerado un poco con el tìtulo y con la introducción pero no es para menos, no hay que subestimar el poder de una relación interpersonal, ya que son estas relaciones las que realmente hacen funcionar una empresa de la manera adecuada o errónea. No importa que tengas el cargo más alto, que utilices las mejores técnicas de motivación, que tengas los mejores incentivos económicos, o que des las mejores vacaciones del mundo si no logras entender y dominar las relaciones interpersonales difícilmente podrás hacer funcionar la empresa.

Primero que nada hay que entender que los seres humanos somos seres sociales, difícilmente podríamos sobrevivir en el aislamiento y es esta misma característica la que debe ser explotada en su totalidad, pues es la que realmente logra motivar o desmotivar a una persona en seguir adelante. Existen ciertas cuestiones dentro de la característica de sociabilidad que debemos tener en cuenta, por ejemplo, somos seres competitivos, difícilmente se tolera la competencia o el éxito ajeno, tendemos a reunirnos en sociedad pero a aislarnos para nuestro propio beneficio y difícilmente tendemos a ayudar al prójimo a menos que conlleve alguna remuneración explícita.

Quizás todo esto suena muy pesimista pero si no nos creen analicen su vida y verán como es cierto, por ejemplo, si están estudiando o hacen memoria a sus tiempos del colegio, notarán como en tiempo de exámenes las relaciones personales mejoraban notablemente entre las personas, todos querían ser amigos de aquel(la) que tuviera los mejores apuntes o que supiera como hacer los ejercicios, ahora bien, en cuestión laboral les aseguramos que más de una vez han notado en su empresa alguien que es un completo incompetente pero sin embargo tiene un cargo elevado y curiosamente tiende a llevarse bien con todos, incluyendo clientes y proveedores, sabe como relacionarse con las personas pero si se le pone una tarea administrativa o se le pide hacer un reporte en Excel no tiene ni idea de por donde empezar, pues bien, he aquí la demostración de nuevo del poder de las relaciones interpersonales.

Con esto no estamos menospreciando a nadie, ya que quizás podamos haber herido algunos sentimientos de nuestros lectores asegurando que es mejor ser un incompetente amigable que un antisocial competente. Este artículo es meramente ilustrativo, lo que pretendemos es que se den cuenta de una realidad latente en cualquier empresa y se  empiece a analizar el porque y el como funciona todo ahí.

Ya seas simplemente un empleado, o seas el dueño de la empresa es mejor conocer a las personas con quien trabajas y no solo eso, es necesario intentar entender un poco su pasado, no pedimos que vayan metiéndose en la vida personal de las personas, pero al menos no prejuzgues antes de saber, es decir, si un empleado presenta una actitud siempre negativa no lo “cataloguen” como el/la “cabr**” de la empresa que le hace la vida imposible a todos, mejor trata de averiguar por que se comporta de esa forma, que paso en su pasado que lo hace poner esas barreras de relacionarse y sobretodo ¿Qué puedo hacer para poder relacionarme mejor con él/la? ¿Cómo puedo comunicarme con él sin parecer una amenaza y que automáticamente levante sus defensas ante mi? Y SOBRETODO entender que todos en la empresa son PERSONAS y que es necesario tratarlas como tal, por lo tanto hay que saber como hablar con ellas, como pedir las cosas y sobretodo como agradecer.

Ahora bien, otras cuestiones a analizar es distinguir realmente quien tiene el poder y de esas personas que tienen el poder que son capaces de hacer o no hacer. Muchas veces los directivos de la empresa o inclusive el dueño no son los que tienen el poder, ellos solo tienen autoridad que su cargo les confiere pero no tienen ningún tipo de liderazgo o poder, en cambio, analicen los grupos que se forman a la hora de la comida, cuando van a fumar, cuando van a tomar el café y sobretodo ¿Quiénes salen a tomar o a comer algo después del trabajo? Así de esta forma empezarán a identificar los tipos de relaciones que existen y como poder acercarse a ellas, deben entender que muchas veces la secretaria del director general tiene mucho más poder que inclusive el propio director, o que una persona en el departamento de finanzas puede ser la pieza clave para que funcione o no el proyecto que el departamento de mercadotecnia estaba realizando, sin embargo, nadie es amigo de esa persona.

No estamos intentando con esto que se vuelvan amigos de todo mundo en la empresa, ya que muchas veces esto puede ser desagradable, se convertirán en el tipo de persona que intenta agradar a los demás pero lo hace con tanta insistencia que se ve forzado y mal, por eso, mejor sigan algunas pautas básicas y sencillas para permanecer NEUTRAL en el radar de las personas.

En el siguiente artículo describiremos varios puntos los cuales se deben de tener en consideración al momento de relacionarse con las personas.