El lado realista y positivo de la crisis, Parte 1 de 2

Es cierto que miles de pequeñas empresas han quebrado, muchos se han quedado sin trabajo, grandes corporaciones se han ido a la quiebra, se han desenmascarado enormes estafas financieras donde miles de inversionistas se han visto afectados y muchos de los bancos más respetables del mundo están en grandes apuros, pero aunque no quieran creerlo, todas las crisis tienen su lado bueno y es el siguiente.

Como asesores de negocios tenemos que aceptar que la crisis es algo que nos afecta a todos, sin distinción de genero, tamaño, color, marca, políticas de crédito, etc.… es un problema de todos, sin embargo debemos saber como afrontarlo. Siempre nos ha gustado hablar del lado humano de las empresas, de cómo son las personas que conforman a las empresas y son la esencia de ellas mismas, que sin personas no habría empresa, entre otras cosas. Pues de la misma manera ahora tocaremos el tema de la crisis de un punto de vista un poco humanista con toques de realismo pasando por unas cuantas soluciones.

Como seres racionales tenemos siempre la opción de decidir y si nuestra empresa está en apuros tenemos que tomar decisiones rápidas, ahora cabe destacar que es necesario entender que todo lo que le pase a usted depende de usted mismo y de nadie mas. Así pues, de la misma forma que para afrontar la crisis usted tiene la solución. Sabemos que es mucho más sencillo aceptar los problemas de la empresa y autojustificarnos diciendo “Es por culpa de la crisis”. Es cierto que la crisis ha bajado drásticamente las ventas de muchas empresas, pero el comercio ahí sigue, existen muchas empresas aún haciendo negocios y muchas otras creciendo, entonces si otras personas son capaces de hacerlo, ¿porqué usted no?

Está en sus manos tomar la decisión de ver la crisis como algo bueno, una oportunidad, verle el lado positivo o simplemente dejarse llevar por el pesimismo, el cual algunos dirán que no es pesimismo si no realismo, pero quien les ha dicho a esas personas que la realidad de uno es la realidad de todos.

Ahora bien, algunas de las cosas realistas y positivas que traen la crisis son las siguientes:

Nota, seremos algo duros y críticos con las siguientes observaciones pero recuerde son solo realidades vistas desde un punto de vista y de usted depende tomar las siguientes observaciones como una critica constructiva y no una destructiva.

·El primer punto a tocar es el empleo. Miles de puestos de trabajo se han perdido y muchos otros penden de un hilo, pero esto no es algo nuevo, cada día se están despidiendo a miles y contratando a otros miles de empleados. Ahora bien, si eres un empleado, en lugar de estar echando la culpa a la crisis, a los bancos o a las hipotecas subprime, quizás deberías ver la situación desde otro punto de vista y preguntarte ¿eres tan valioso que la empresa quiere conservarte?¿realmente aportas algo tan indispensable a la empresa que prefiere seguir pagando tu sueldo a despedirte?¿realmente eres eficiente y proactivo? Es decir, ¿lo que la empresa invierte en tu sueldo y capacitaciones realmente es redituable? Estas solo son algunas de las muchas preguntas que como empleado deberías hacerte. Es cierto que las empresas tienen que despedir a muchas personas, pero también es cierto que una empresa sabe el valor de un buen empleado y sabe que esto es lo más difícil de conseguir, por eso si has perdido tu empleo o tienes miedo de perderlo, ponte a verte a ti mismo en vez de criticar a la crisis.

Ahora bien, si eres empresario quizás los despidos sea algo duro de hacer, sin embargo se tiene que ser MUY objetivo y frío en la toma de decisiones, este es quizás el momento ideal para evaluar el verdadero desempeño de la empresa, conocer cual es el verdadero trabajo que desempeña un empleado y sobretodo de eliminar esos puestos inútiles que fueron creados en tiempos de bonanza y que ahora son tan inútiles como estorbosos, es momento de adelgazar la organización, recortar algunos puestos, distribuir tareas, eficientar procesos y personas; lo que antes lo hacían cinco personas es momento de empezar a hacerlo con dos, se darán cuenta que es posible y que la empresa trabaja mucho mejor.

      · Otro punto importante a tocar son las ventas. No negaremos que las ventas de la mayoría de las empresas han bajado, pero esto no es general, existen muchas otras empresas en las que sus ventas han crecido. Las crisis traen consigo continuamente una mudanza de mercados, es decir, los consumidores tienden a comprar en otros mercados ya sea por que son mas económicos o por que rinden más, además tienden a fijarse menos en la marca y más en el precio. El lado positivo de esto son varios, por ejemplo, así como muchos clientes cambian sus hábitos de compra existen también muchos otros que son leales a ciertas marcas y ciertas empresas y que pase lo que pase no dejarán de comprar ahí, pues ahora bien, tú como empresario debes de identificar claramente quienes son estos clientes y ahora más que nunca reafirmar su compromiso, un obsequio, descuento, promoción por fidelidad en tiempos de crisis nunca esta demás. Esto nos lleva al segundo punto de las ventas, la fidelidad de un cliente hacía una marca o producto, en concreto se debe a que esta le brinda una solución o un valor agregado que NINGUNA otra marca lo hace. Ahora bien si tu empresa no brinda nada de esto entonces prepárate para lo inevitable. Generalmente lo que va a suceder es un comienzo de guerra de precios en donde intentarás desesperadamente bajar el precio tanto como sea posible para vender y ofrecerás promociones; si esto no funciona, que raramente funciona, viene la muerte de la empresa o quiebra. La solución a esto es sencilla, si no has logrado crear valor agregado a tu producto o servicio, difícilmente lo lograrás en estos momentos y en caso de que lo hagas será aún más difícil encontrar clientes, la única solución que queda es convertirte en una producto de batalla, es decir, si realmente quieres mantenerte a flote debes de aprovechar la situación de los consumidores, en donde las personas han cambiado sus hábitos de compra del “quiero” al “esta barato”, debes de volverte la oferta más atractiva y barata que pueda un cliente encontrar, esto lo puedes hacer de varias formas, ya sea reduciendo tus costos, o lo que nosotros ampliamente recomendamos es reduciendo las cualidades de tu producto, esto ira en contra de lo que la mayoría de los asesores de negocios recomendarían, pero estamos en tiempos de crisis y para momentos desesperados, medidas desperadas, entonces reduce la calidad o la cantidad, los clientes en estos momentos prefieren gastar menos y comer algo “medio decente” hablando de comida que gastar lo de antes y no comer nada, así que intenta quitando la lechuga de las hamburguesas, o la cebolla.. o quita los aderezos de los hot dogs… quizás no sepan igual pero el cliente lo agradecerá en el precio y si realmente no deseas eliminar completamente estas características entonces quita lo que creas que menos cambia el producto y véndelo como un extra, cobra por todas esas pequeñas cosas que te consideran un gasto extra.

Por esta ocasión es todo, en el siguiente artículo continuaremos tratando el lado realista y positivo de la crisis, profundizando un poco más el tema de las ventas, además hablaremos de las finanzas, la mercadotecnia y la producción en tiempos de crisis.