Humanismo Empresarial

Toda empresa sin importar el tamaño, que desee ser la mejor y lograr llegar a su máxima capacidad debe de enfocarse en una sola cosa. Debe concentrar sus esfuerzos en potenciar el capital humano.

Al hablar de capital humano nos referimos a todas aquellas capacidades mentales y físicas que tiene el personal que trabaja en la empresa, independientemente del puesto que ocupa. Es importante hablar de este tema pues mas allá de la innovación, la mercadotecnia, las finanzas y cualquier otra área administrativa o de producción que se encuentre en la empresa, ya que si no se cuenta con un capital humano adecuado, ninguna podrá potenciar sus actividades.

Existen diferentes formas de lograr fortalecer el capital humano, pues para hacer esto no basta simplemente con mandar a los empleados a cursos, contratar personas con un título universitario o que cuente con ciertos conocimientos. El trabajar con capital humano va mucho más allá de esto.

Para lograr sacar lo mejor de cada persona es necesario, antes que todo, hacer que esa persona se sienta cómoda y tranquila, es decir, brindarle un BUEN salario y SEGURIDAD de mantener su trabajo. Muchos empleados no se ven motivados a sacar lo mejor de si mismos por el hecho de que no están bien remunerados económicamente y no tienen la certeza de continuar con su trabajo a futuro.

Numerosos empresarios tienen la mentalidad de que para disminuir costos lo más sencillo es disminuir el sueldo de los empleados, siendo esto una completa falacia, pues un empleado bien remunerado, independiente si aumenten los costos o no, hará que las ventas o la producción e inclusive la administración de la empresa se vea beneficiada de tal manera que le permita ahorrar costos por otras partes e inclusive aumentar las ventas.

Una vez que el empleado se sienta a gusto con su paga, la cual debe ser acorde a su desempeño, y tenga seguridad de conservar su empleo se le debe brindar la libertad de expresarse libremente. Cuando un empleado tiene la oportunidad de hablar y expresar sus opiniones la retroalimentación que obtiene la empresa debido a esto es invaluable, el empleado es la persona que esta día a día en el campo de batalla, lidiando con clientes, proveedores, organizando archivos, haciendo los productos y son estos mismos los mejor capacitados para decir que se puede hacer para mejorar en la empresa.

Ningún curso de liderazgo y proactividad puede hacer que el empleado se exprese y mejore de la forma en se puede lograr mediante el brindarle libertad y seguridad de no ser recriminado por parte de sus superiores. Una vez que el empleado tenga la libertad y seguridad para opinar es necesario premiarlo por hacer esto, es decir, si la opinión del empleado es muy buena y realmente represente un cambio sustancial en la organización, es necesario hacerle saber al empleado con algún tipo de remuneración que se le esta tomando en cuenta y no solo esto, sino que también se está poniendo en práctica lo que él dijo, al hacer esto el empleado se siente motivado a seguir opinando y seguir ayudando a la empresa.

Por último, una vez que los empleados están motivados a opinar y tienen la libertad, pues sus capacidades están en desarrollo, es el momento adecuado para poder enviar a los empleados a cualquier curso de capacitación que se desee, pues solo así, su inversión en el curso será bien aprovechada.

Estas prácticas de enfocarse en potenciar el capital humano, son aplicables para todas las empresas, no importa el tamaño. En las micro y pequeñas inclusive son más fáciles de aplicar, y si está pensando que no tiene el dinero suficiente para mandar a sus empleados a cursos de capacitación, no importa, regáleles libros sobre temas interesantes en los que le gustaría que sus empleados estén capacitados, ya sea liderazgo, creatividad, pro actividad, administración del tiempo, etc., después realice sesiones de retroalimentación entre usted y sus empleados, de esta forma ustedes mismos se estarán autocapacitando.

En conclusión, el humanismo empresarial no es otra cosa que lograr sacar lo mejor de cada persona, lograr una sinergia entre las personas de la empresa para que se cree un cambio en toda la empresa y de esta forma, no importa el tamaño de su empresa, si logra crear una empresa enfocada en una visión humanista, no tendrá rivales en el mercado pues su empresa destacará entre las demás.