David Vs Goliat Empresarial

De tiempo atrás a la fecha se ha venido escuchando como las grandes cadenas comerciales han ido desplazando al pequeño comerciante. Enormes supermercados han hecho que pequeñas empresas de abarrotes desaparezcan, cadenas de restaurantes hacen que la pequeña cocina económica llegue al punto de extinguirse. Sin embargo esto nos hace recapacitar, ¿es cierto que las pequeñas empresas no tienen ventaja contra las grandes? O ¿qué tiene que hacer una micro o pequeña empresa para poder competir contra los grandes?

 La situación anterior nos lleva a la historia Bíblica de David contra Goliat, la cual nos deja de moraleja que no importa el tamaño, el pequeño aún tiene posibilidades de vencer.

Son sin duda alguna infinidad de cosas que podrían hacerse para que una empresa pequeña tenga ventaja contra una grande, sin embargo consideramos que dos de las más importantes son las siguientes:

Imagen, no por el hecho de ser una pequeña empresa tiene que lucir como una. Dentro de esta cuestión entran varios aspectos, uno de ellos es su imagen corporativa. Al hablar de imagen corporativa nos referimos a grandes rasgos a su logotipo, su slogan, y en general la imagen que transmite al público. Invente un logotipo adecuado a su empresa, si no tiene idea de cómo hacer uno, existen diseñadores gráficos que por un precio adecuado podrían hacerle varias propuestas. Evite copiar logotipos o frases de otras compañías, y querer hacer los suyos únicamente cambiando unas pequeñas cosas, este tipo de actos hacen que se vea poco original y no da confianza al público, las personas identifican inmediatamente que es un logotipo copiado.

Otro aspecto en la Imagen, es su limpieza y organización, la limpieza tanto de sus trabajos, productos y sobretodo de su LOCAL hablan mucho de su negocio. Sobretodo la organización y limpieza; es común entrar a una mercería o tienda de abarrotes y encontrar todo el lugar lleno de estantes con productos que parece que se nos fueran a caer encima. Cuide su organización, trate de mantener lo más básico y sobretodo limpio. La limpieza es un factor definitivo para alejar o atraer clientes. No por tener un restaurante pequeño es una excusa para tener los pisos sucios o las mesas sin recoger, cuide hasta el mínimo detalle, en esto nos referimos hasta la botella de catsup. Y sobretodo cuide la limpieza de los baños, un baño es un reflejo de lo que pasa detrás de un restaurante, pues si un baño está sucio, imagínese como estará la cocina.

Adaptación al cliente. La ventaja principal de las pequeñas empresas es su facilidad de adaptación, son mas ágiles para cambiar y pueden adaptarse mas rápido a los gustos y preferencias de sus clientes. Para adaptarse a sus clientes es necesario primero tener clientes y reputación. Las grandes empresas cuentan con una reputación que las pequeñas tienen que forjar, lo cual hace que los clientes automáticamente vayan con ellos. Lo que las pequeñas empresas tienen que hacer es buscar a los clientes, literalmente hablando, no espere a que un cliente vaya a su negocio, usted vaya con el cliente primero. Para aclarar este punto pondremos el ejemplo de un pequeño restaurante, si acaba de abrir uno, la forma más adecuada de atraer clientes es ir a ofrecer sus servicios con los vecinos de la colonia. Y de preferencia darles a probar un poco de su comida, es decir, lleve muestras gratis para que la gente las prueba. Es mejor darle una probadita al cliente de lo que usted hace, que gastar dinero en volantes y lonas las cuales únicamente informan lo que hace. Ahora bien, una vez que los clientes han probado sus productos o servicios, pregúnteles que les pareció o que cambiarían. No es necesario que haga caso inmediato de todas las sugerencias, ni mucho menos las considere como algo necesario, recuerde simplemente son sugerencias, por lo que es necesario analizarlas y considerarlas. De esta forma usted podrá ir ajustando poco a poco sus servicios y/o productos a las necesidades o gustos del cliente, siendo esto algo que no cualquier empresa grande puede hacer.

En conclusión, no por el hecho de ser una pequeña empresa tiene que darse por vencido ante la competencia de las grandes empresas. Como pequeño negocio tiene ventajas que las grandes empresas desearían tener, y es necesario explotarlas. Le recuerdo que lograr esto no va a ser fácil, se va a requerir de tiempo, esfuerzo y trabajo. Pero sin duda alguna es algo que con el tiempo hará que valga la pena. Si es pequeño empresario le animamos a que no se desaliente en el camino, luche por lo que hace, cambie su forma de ver las cosas, adáptese al cliente, concentre sus esfuerzos, recuerde, duele más  el golpe de alguien grande que se cae, que alguien pequeño, pues este último puede reponerse y seguir adelante fácilmente.