Copiando el éxito

La formula del éxito es diferente para cada persona, y sobre todo para cada negocio. Muchas veces tenemos la costumbre de querer copiar lo que hacen las demás personas con el único propósito de lograr el éxito que estas tienen, o al menos una parte de este. Pero lo que no contamos es que detrás de todo este éxito viene una trayectoria de descubrimientos, fracasos, decepciones y sobretodo de experiencia. Por esta razón es muy difícil copiar lo que hacen los demás.

El benchmarking es una de las tendencias empresariales la cual se enfoca a copiar las cosas buenas y a desechar las malas, para de esta forma mejorar; sin embargo hay que tener extremo cuidado al tratar de utilizarla, ya que una mala implementación de esta puede llevarnos al fracaso rotundo.

Se debe tener en consideración que los procesos que realiza una empresa están diseñados especialmente para esta, y tratar de copiarlos puede no funcionar en la nuestra. Dado es el caso de las franquicias, dichas empresas diseñan metodologías estructuradas de tal forma que enseñan a los empresarios el “know-how”, es decir instruyen paso por paso como se deben realizar los procesos, lo que la gente no considera es que estos procedimientos fueron diseñados exclusivamente para este tipo de negocio, y que además detrás de estos existe una serie de operaciones exclusivas de la empresa de las cuales muchas veces no se percata una persona al ver el negocio desde fuera y al momento de copiar los procesos, únicamente logran llevarse una pequeña parte, la superficial, lo perceptible al público; haciendo que al tratar de ser implementados en el otro negocio aparezcan deficiencias y fallas.

A continuación daremos 2 consejos, uno es para las personas que estén determinadas a imitar algún tipo de negocio y el segundo es para las personas que tienen algún negocio y tienen miedo de que les copien su idea.

Primero, para las personas que desean copiar un estilo de negocio, cabe mencionar que esta práctica no es mala para empezar a formar una empresa, sin embargo hay que tener cuidado. Es necesario poner mucha atención en que es lo que deseo imitar y principalmente no mezclar conceptos. Es decir, primero analizo el negocio, veo que actividades realiza, cuales las hace bien y sobre todo cuales mal o cuales se pueden mejorar, es en este punto donde se debe de poner especial cuidado, ya que de esto podemos inclusive generar un nuevo concepto de negocio.

Al momento de intentar negocios muchas personas tienen la falsa idea de mezclar conceptos, es decir, tratar de agarrar dos conceptos diferentes y mezclarlos, tal es el caso de Mc Donalds; tiempo atrás esta empresa intentó vender bebidas alcohólicas dentro de sus restaurantes para con el tiempo acaparar todo el mercado de la comida rápida, sin embargo esto no fue benéfico y únicamente logró alejar a quienes son sus clientes potenciales, a los niños. Cabe mencionar que esto rara vez funciona, hay que recordar que el éxito de todo negocio se basa en concentrar los esfuerzos en un punto especifico, este punto debe ser el atractivo principal de mi negocio, la razón por la cual los clientes regresan a mi. Por esto no se debe intentar mezclarlos, tal vez combinarlos, pero definitivamente no mezclarlos pues recuerden, el que mucho abarca poco aprieta.

El segundo consejo que daremos es para las personas que cuentan con algún negocio. Es necesario mencionar que un producto se puede copiar y mejorar fácilmente, pero es muy difícil hacer eso con un proceso, es por esta razón que se debe de tener una innovación continua, tal vez los productos que hagan podrán copiarse y mejorarse, pero la forma de hacerlos nunca será la misma, esta es la esencia del negocio. Podremos comer hamburguesas en 2 lugares diferentes, y el producto es el mismo, hamburguesas, sin embargo el proceso no es el mismo por lo cual eso es lo que diferencía a nuestros productos. También es necesario mencionar que no se confíen, es decir no porque tengan un producto y un proceso muy bueno crean que todo en adelante es sencillo, es necesario tener una innovación constante y sobretodo siempre ir pensando un paso delante de la competencia, e inclusive de nosotros mismos.

La mejor manera de diseñar un proceso para nuestro negocio es crearlo nosotros mismos, tomando en cuenta lo que de desea ofrecer y el como se logra esto. Es bueno analizar experiencias pasadas y buscar ejemplos a seguir, pero siempre manteniendo una distancia entre el negocio que estamos siguiendo y el nuestro, ya que es ahí donde reside la diferenciación y originalidad que nos dará el éxito.