Negocios a Largo Plazo

Al encerrarnos en los problemas del presente a veces nos olvidamos de planear el futuro. Un gran problema dentro de las micro y pequeñas empresas es la cuestión de que al enfocarse en ir arreglando los problemas que se vayan suscitando en el momento se olvidan de planear y prevenir el futuro.

Son pocas las empresas que tienen una visión de negocios a largo plazo, y no estamos hablando de la visión y la misión de la empresa, sino más bien de enfocarse a hacer las cosas en el presente y que tenga repercusiones en el futuro. Un ejemplo de esto es el de la diferencia entre un cliente y un consumidor, un cliente es una persona que hace negocios con su empresa en el presente y sigue haciendo negocios en el futuro, y por otra parte un consumidor simplemente es alguien que hace negocios en el momento.

Las empresas muchas veces se enfocan a generar consumidores y no clientes,  puesto que usualmente pierden negocios a futuro por conseguir una venta en el presente. El punto detonante de convertir un consumidor en un cliente leal es el trato de los empleados, mas allá de la calidad del producto, el precio o las promociones, el trato que recibe la persona por parte del personal es el papel definitivo en el que logrará obtener negocios a largo plazo.

 Más allá de la calidad del producto, precio o promociones, el TRATO de los empleados es lo que convierte consumidores en clientes LEALES.

Lamentablemente para las empresas inculcar una cultura de negocios a largo plazo dentro de sus empleados es muy difícil, ya que estos no le ven la importancia debida, pues consideran que su trabajo es únicamente atender a los consumidores y generar ventas en el momento, sin embargo no se dan cuenta de la responsabilidad que recae en ellos el lograr si el negocio será exitoso o no en un futuro.

Un factor muy determinante al momento de tratar con clientes es nunca menospreciarlos, es decir, nunca juzgar una venta o una relación por la apariencia, edad o sexo del cliente. Algo que comúnmente sucede en diversos establecimientos es que se juzga a las personas por la edad, usualmente no se le da el mismo trato a un joven de 15 años que a alguien de 35 años, pues consideramos que el poder de compra no es el mismo, sin embargo es un juicio en el momento, algo que nunca se pone a consideración es que ese joven de 15 años va a ser un gran cliente potencial en un futuro, el cual tiene amigos a los que va a recomendar la empresa, o tiene incluso familia los cuales tienen actualmente el poder de compra que estamos buscando.

En conclusión, si usted es un administrador, gerente, o dueño de alguna empresa, empiece por enfocarse en negocios a futuro, empiece por generar clientes y no solo consumidores, trate de transmitir esto a sus empelados y sobre todo, nunca menosprecie a un cliente, pues una buena relación hoy, pueden ser las ganancias del futuro.