Como establecer garantías de su empresa

En 30 minutos o es gratis, es la popular garantía de la cadena de pizza más famosa del mundo. Dicha garantía ha tenido tanto éxito que muchas otras empresas han decidido ofrecer una igual o al menos similar al ver como muchos clientes preferían irse con la competencia. Las garantías es una de las formas más sencillas de atraer clientes y además, una manera de auto presionarse a mejorar continuamente.

Las garantías sirven, tanto para atraer clientes, como para la mejora continua de la empresa.

Una garantía es una promesa, es la forma en que la empresa le dice al cliente: “te voy a cumplir a como de lugar o sino puedes ganar algo”; lo que convierte esta promesa en una seguridad para los consumidores. Dicha garantía, además de servir como “gancho” para atraer más clientes, es el seguro más económico que puede conseguir una empresa para retener clientes, es decir, al momento en que un cliente hace válida su garantía le está dando a la empresa una segunda oportunidad de corregir el error que cometió, y de esta forma no perder clientes tan fácilmente.

Antes de profundizar un poco más en las garantías, es necesario conocer el trasfondo de la importancia de estas. Actualmente el mundo empresarial, tanto a nivel local, como internacional, está sumamente competido. Para cada producto o servicio que sale al mercado hay un sustituto, y si no existe, éste tiene un tiempo de vida de originalidad de no más de 1 hora, lo que nos deja un sinfín de productos y servicios de donde elegir, y la única manera de sobresalir ante tanta competencia es por medio de la calidad. 

La calidad se ha convertido en la única, o al menos una de las más importantes cuestiones para las empresas. Esto porque un producto de calidad es la única forma de diferenciarse y lograr obtener una cuota en el mercado. Y la manera más sencilla en el que las empresas pueden decirle a los consumidores que son los mejores es mediante las garantías. Una empresa que no tiene miedo de ofrecer garantías es una empresa que cuenta con calidad, o al menos eso aparenta.

Una empresa SIN MIEDO a ofrecer una GARANTÍAS, es una empresa con CALIDAD.

En México no se cuenta con una cultura de garantías, lo cual es debido principalmente a dos razones. La primera razón es que muchas empresas no cuentan con la calidad deseada, esto porque no se preocupan por ofrecerle al cliente lo mejor, simplemente se esfuerzan por vender. La segunda razón es que vivimos con una creencia de desconfianza generada por una continua presencia de abusos, se piensa que si se implanta una garantía la gente va a abusar de nosotros o se va a aprovechar, y tal vez sí suceda, pero no siempre, además hay formas de prevenir estos abusos; como por ejemplo dejar en claro desde un principio las condiciones bajo la cual aplica su garantía y como hacerla valida.

Las garantías deben de contar con ciertas características, entre las cuales destacan tres. La primera es que ésta debe de trabajar sobre el mismo producto o servicio, es decir, no cambiar un producto o servicio por otro. Por ejemplo, si compro una cámara fotográfica y surge una descompostura, la garantía debe de satisfacer o solucionar mi problema de tener una cámara, pues de que me sirve que me den un teléfono si yo lo que quería inicialmente es una cámara.

La segunda característica es que las garantías deben de ser reales, es necesario prometer cosas que sean posibles cumplir y que la empresa esté en posibilidades de hacerlas. Esto porque muchas veces se ofrecen garantías exageradas con el único propósito de atraer clientes y éstas lo que provocan es que las personas no tomen en serio el anuncio, la garantía, o en el peor de los casos, a la empresa.

Y la última característica, y tal vez la más importante, es que las garantías deben ser efectivas inmediatamente, cumplir lo prometido en cuanto el cliente exija su compensación o la solución de los problemas, pues al no ser así, las empresas, además de disminuir su prestigio y crearse mala publicidad, perderán su activo más importante, sus clientes.

Las características de las garantías son: Correlación, Real e Inmediata. 

En conclusión, el ofrecer una garantía es una estrategia para la atracción de clientes y esta no sólo funciona como publicidad, sino también mejora la imagen corporativa de la empresa, pues al garantizar algo, se da por echo que el trabajo o producto es, normalmente, de calidad; creando así una imagen de confianza ante el cliente. Por otro lado, una garantía, si se cumple, ayuda a mantener satisfecho al cliente, pues en caso de una irregularidad, éste obtendrá su recompensa a causa del error de la empresa