Técnicas prácticas para elegir un nombre para su empresa, parte 3

A continuación los últimos consejos y técnicas para ponerle un nombre adecuado a su empresa
  1. Evite abreviaciones de pocas letras. El uso de abreviaciones es un arma de doble filo, si se usa adecuadamente puede sacarle mucho provecho, por el contrario si no se adecúa puede destruir al negocio, literalmente. Un ejemplo, IBM no siempre se llamo así, el uso de estas abreviaciones sucedió mucho tiempo después de que se fundara la compañía, antes usaban el nombre completo de Internacional Business Machine. Puesto que casi todo el mundo sabe lo que hace IBM no hay necesidad de usar de nuevo todo el nombre completo. Por eso se recomienda el uso de abreviaturas sólo cuando el nombre por si solo ya es muy reconocido y se sabe exactamente que hace el negocio, por el contrario si se pone un puesto de tacos y lo llaman TEA, difícilmente alguien sabrá que eso significa “Tacos el amigo”. Por otra parte el abreviar palabras para formar una nueva puede ser muy efectiva, si esta palabra nueva mantiene una descripción del negocio, usaremos el ejemplo de una reconocida asociación civil chihuahuense CELIDERH, su nombre original es Centro de Liderazgo y Desarrollo Humano, sin embargo la abreviación es perfecta pues cuando alguien se pregunte ¿qué hace CELIDERH? Es fácil de contestar, hace líderes.

Técnica:  La técnica para este consejo consiste en preguntarle a la gente.

En caso de que este intentado usar abreviaciones para su empresa, lo que es muy común en empresas tecnológicas, pregúntele a las personas el que creen que significan esas siglas o esas letras, si la mayoría de las personas pensaron lo contrarío a lo que usted se dedica o simplemente no supieron decirle, lo mejor es que cambie de nombre. Al momento de preguntarle inténtelo con personas desconocidas, o al menos que no sepan de su idea de negocio, así obtendrá opiniones objetivas y diferentes.
  1. Vea el nombre como un todo. El nombre de su negocio no es simplemente la palabra que lo representa, sino también son los colores, la forma, el tipo de letra con el que estará escrito, entre otras cosas. El nombre en conjunto es la identidad de su negocio, por lo que no debe centrarse únicamente en la palabra sino en todo lo que la compone.

Técnica.  Usaremos dos pequeños ejercicios de observación para este punto.

  • Cuando tenga diseñado el nombre de su negocio, incluyendo el tipo de letra, la forma, colores, etc., imprímalo en una hoja completa, o de ser posible en algo más grande, colóquelo a diferentes distancias, primero a 2, después a 5 y por ultimo a 10 metros de usted.  Vea si el nombre se sigue apreciando, es decir, si causa impacto, llama la atención o al menos se puede leer claramente. Cuando una persona observa un letrero de un local o un anuncio, lo hace de generalmente de lejos, cuando el letrero o nombre es difícil de leer o no llama la atención, simplemente pasará desapercibido o nadie se detendrá a leer que es lo que realmente dice.
  • El segundo ejercicio consiste que con el mismo letrero y a las mismas distancias, voltear a verlo rápidamente o verlo de reojo, es decir, que los ojos únicamente pasen por ahí máximo durante 1 segundo. Si el nombre es llamativo y adecuado, nuestra mente inmediatamente captará el nombre.

Lo recomendable para estos ejercicio es que no solo los realice usted, consiga a alguien más que le ayude, de esta forma logrará obtener diversos puntos de vista.

En conclusión un nombre no sólo son unas simples palabras, es quizás la herramienta más poderosa que tenga para crear una buena impresión en los clientes. El saber utilizarla le ayudará a crecer y a crear un vínculo entre cliente y empresa, pues las personas que compren en su negocio, se sentirán parte de este, se identificarán con el nombre y sobretodo se sentirán orgullosos de presumir “Yo compro en ………”

Nota final: Una vez que ha desarrollado su nombre y este le ha funcionado bien, lo aconsejable es que separe parte de su presupuesto o haga una inversión en registrarlo como marca, recuerde que todo este tipo de registros (marcas y patentes) son consideradas como activos intangibles de la empresa, lo que le ayuda no solo a protegerse de posibles imitadores sino a ir creando un verdadero patrimonio y prestigio con su empresa.

Comments are closed.