Imagen corporativa: la personalidad de la empresa

No es suficiente con darse a conocer,  hay que tener personalidad para ser recordado. 

Al escuchar la palabra “refresco” cada quien asocia el vocablo con ciertos productos y marcas, esta relación se debe a una serie de emociones, experiencias y sensaciones personales ligadas directamente con una empresa o una marca. Es necesario que los negocios se relacionen directamente con el público para que con esto los individuos creen en su mente una imagen de la empresa y sus productos, es por esto que las compañías definen su imagen corporativa.

La imagen corporativa se refiere a la personalidad de la empresa, es decir, quién es, qué es, qué hace y cómo lo hace. Esta sirve para que los clientes, al tener una necesidad, piensen en su empresa como una opción para satisfacerla, y de esta manera, incrementar sus ventas. Dicha imagen tiene que estar impresa en todas partes que involucren a la empresa para así lograr entrar en la mente de las personas y con esto ubicar o posicionar su marca en el mercado. La imagen de las empresas tiene una gran influencia en el éxito global de una compañía, abarca desde un logo, el uniforme de los empleados, la decoración del local, entre otras cosas.

La imagen corporativa juega un papel muy importante dentro de la empresa, pues no sólo ayudará a distinguirse en el mercado ante sus competidores sino que logrará crear una impresión dentro de la mente de los consumidores. Es necesario que todos los negocios cuenten con una identidad, y no sólo los corporativos, sino la micro y pequeña industria también. Esta imagen hacia el cliente no consiste únicamente de un logotipo y un slogan, involucra muchos otros factores dentro de lo que el cliente ve acerca de un negocio. Además, la imagen corporativa debe ser creada o modificada en diversas situaciones tales como cuando se abre un nuevo negocio, dos empresas se fusionan, se amplía la gama de productos y servicios o estos son muy similares a los de la competencia

Una buena imagen corporativa es benéfica para la empresa. Ya que, además de la mercadotecnia y publicidad, esta herramienta es clave para la atracción de clientes. Esto porque la imagen hacia el consumidor permite posicionar elementos como confianza, solidez, servicio, prestigio, etc. en la mente de sus clientes, así como en la sociedad misma. En resumen tener una buena imagen corporativa hará que su empresa esté en la mente de los clientes, confíen en usted, y sea preferido sobre la competencia.

El mundo de los negocios es una lucha constante por ganar clientes, donde las empresas que no se mantienen a la vanguardia desaparecen, es por esto que la imagen corporativa logrará que se posicionen dentro del mercado y vencer a su competencia, ya que crear una  identidad no es sólo de las grandes corporaciones, la micro y la pequeña empresa tiene que definir desde un principio su imagen.